VIABILIDAD DEL PLAN GILINAUTAS

 

Demostración de las trayectorias que, con toda probabilidad, describirán los Gilinautas

 

Retomando la loca (pero ecológica) idea de lanzar a los gilipollas al espacio, con la esperanza de que alguno quede en órbita terrestre…

Procedo con el desarrollo del proyecto.

Hablemos de

 

El periodo orbital, no está relacionado con tu menstruación. Antes de que digas nada… lo sé, loquísimo. Yo también pensaba que se refería a los ovarios, pero no.

Con el de periodo orbital, nos referimos al tiempo que tarda un cuerpo en recorrer su órbita.

 

Si hablamos de “cosas” que orbitan tenemos dos tipos:

 

1. El periodo sideral:

Que sería el periodo de tiempo que tarda un cuerpo (celeste o de un gilipollas) en dar una vuelta completa alrededor del sol. Pero ojo cuidado, que el observador debe permanecer estático, es decir, sin orbitar.

Pongamos, un helicóptero extraterrestre con un escudo antigravedad, por ejemplo.

  1. El extraterrestre, parado, desde su helicóptero en gravedad cero (sin impulso ni fuerza que lo atraiga)
  2. Permanecería inmóvil observando al Gilinauta dar vueltas alrededor de la Tierra.
  3. Vería al Gilinauta en el mismo punto, cada vez que éste completara una órbita.
  4. El voluntariosos gilipollas estaría, pues, orbitando a la Tierra, mientras ésta orbita al Sol.

Por eso es tan complicado que se dé el caso del observador presenciando un periodo sideral.

 

2. El periodo sinódico:

Sería el tiempo que transcurre entre dos conjunciones sucesivas respecto a un punto.

  1. Esto es, el período orbital “aparente”, que tardaría el Gilinauta en volver a “aparecer” en el mismo punto del cielo respecto al Sol.
  2. Ahora sí hablamos de un observador en la superficie de la Tierra.

Para calcular el periodo sinódico se debe tener en cuenta que el observador (desde la Tierra y armado con un telescopio, porque sino de qué) también está orbitando, como habitante terrestre, ésta vez alrededor del Sol. 

El Gilinauta orbitando “a lo sideral”

Si quisiéramos hacer orbitar un gilipollas de unos 100 kg de masa, durante un periodo de 24 horas, en una órbita circular.

El radio de la misma debería ser de 1.08 metros.

Un cuerpo pequeño orbitando un cuerpo central
Cálculo estándar del periodo orbital sideral

Suponiendo órbitas completamente circulares, la Tierra se movería 360° en un tiempo T de 365.2425 días.

Pero el Gilinauta se movería 360° en un tiempo P (periodo sideral).

Siendo igual al tiempo S (periodo sinódico) más una compensación variable, dada por ir a mayor o menor velocidad que la Tierra.

Por lo tanto:

Cálculo del periodo sideral

Para el siguiente ejercicio necesito que visualices al Gilinauta, convencido, en órbita y dentro del cañón.

1. El voluntario es lanzado por la tangente (eje Y’), v0x’=0

2. El voluntario es lanzado en dirección radial α=0 (a lo largo del eje X’) v0y’=0

 

La trayectoria, representada con el círculo rosa, cuyo centro está en (a, 0)

La flecha azul señala la dirección (y sentido) del movimiento de la nave Gilinautas.

cálculos de trayectoria, para lanzar a un grupo de gilipollas al espacio

Aquí puedes ver las trayectorias seguidas por un Gilinauta, que es lanzado al espacio, con una velocidad de 0.3 m/s en dos direcciones.

La nave, con el cañón, estaría describiendo una órbita circular 400 km de altura.

Ojo cuidado, estará orbitando mientras dura el lanzamiento de voluntarios, para evitar choques.

Después regresará a La Tierra.

Cuanto menor es la velocidad del cuerpo (y mayor la velocidad angular de la nave Gilinautas), más se desviaría la trayectoria (seguida por el pesado), de la rectilínea. Lo que imposibilitaría, del todo, su retorno al punto de lanzamiento.

Todos los cuerpos con masa crean a su alrededor un ‘campo gravitatorio’, que es de mayor (o menor) intensidad, dependiendo de la cantidad de masa que lo crea.

La Tierra (casi 6 cuatrillones de kilos) genera un campo gravitatorio por el que otros cuerpos con masa (por ejemplo, los gilipollas), se ven atraídos hacia su centro con una cierta aceleración.

Maravilloso ejemplo de cuerpo con suficiente masa para crear su propio campo gravitacional

“Si los gilipollas volaran, no se vería el cielo”

Declaraba un caballero, con traje y sombrero, ante la expectación formada. Eso sí, mirando a la chiflada del proyecto.

A mayor número de estos seres en la superficie terrestre, mayor será la masa del planeta y, por consiguiente, su fuerza de atracción será mayor.

Los gilipollas y/o pesados tienen la culpa de que estés gorda

PERO QUÉ DICES, FLIPADA

La gravedad del asunto

Se está planteando la viabilidad de lanzar personas al espacio sin garantías de que sobrevivan.

Pero aquí he venido a hablar de ciencia por lo que…

Parto de la base de que ya leíste el anterior estudio sobre la gravedad (como fuerza universal que te hace ser pesada) y el trabajo sobre el bosón de Higgs (que te hace ser gorda).

 

Ejemplos de vuelo libre:

 

1) A lo loco:

  • Un Balconer se precipita al vacío desde un edificio

La modalidad balconing, que tan de moda estuvo veranos pasados, está cogiendo mala fama, ya que no ofrece garantías ni beneficios.

  • Cuando un blanconer se lanza, éste recorrerá una trayectoria de vuelo libre rectilínea, vertical descendente.

Es decir que únicamente* la gravedad actúa sobre la trayectoria.

  • Sin garantías de aterrizaje en la piscina.
  • Pudiéndose, además, quedar más gilipollas por el golpe.

 

2) Cientificamente:

Un Gilinauta es lanzado con efecto
  • Cuando el cuerpo se lanza desde el cañón, al estar en órbita gravitacional**, éste recorrerá inicialmente una trayectoria en forma de parábola.

Aquí sí que no hay otras fuerzas actuando sobre el gilinauta.

  • El voluntario estaría en vuelo libre desde que es lanzado por el cañón que le pone en órbita (a una velocidad paralela a la superficie de la Tierra de varios kilómetros por segundo).
  • Sin que estén molestando a las personas de la superficie terrestre.
  • Sin posibilidad de que regrese.

Que sí, que pueden pasar chorrocientas cosas ahí arriba. Se puede chocar con un meteorito o, incluso, con otro gilinauta que pulule por ahí. Perder su trayectoria, un brazo (variando su masa)…

Pero no supondría un riesgo para los “no lanzados”, ya que se desintegraría antes de alcanzar la superficie.

*A ver “únicamente”, también sería aplicable la fuerza de rozamiento (dada por el aire), pero como vamos a centrarnos en lanzamientos espaciales, dejamos de lado la fricción.

**Una órbita no es más que una trayectoria de caída libre paralela a la curvatura de la Tierra.

marujer te explica la gravedad

Isaac Newton ideó este ejemplo, mucho antes que yo (siglo XVI), por el que se puede visualizar cómo una órbita es, en realidad, una trayectoria de caída libre perpetua.

En este ejemplo, un cañón en lo alto de una montaña, por encima de la atmósfera (yo lo he mejorado sustancialmente, al incluir una nave), dispara una bola cada vez con más velocidad.

Una vez la bola sale del cañón, se encontrará en una trayectoria de vuelo libre (ya que su movimiento sólo se verá afectado por la fuerza de la gravedad).

Las bolas, disparadas cada vez con más velocidad, caen en un punto más lejano sobre la superficie de la Tierra.

Habiendo una velocidad a partir de la cual la bola deja de caer.

A esta velocidad, ya podemos decir que, la bola se ha puesto en órbita.

Fuente: Principia Mathematica, VII, Libro III, p. 551 (1687).

 

La aceleración de la gravedad

 

Hablamos de aceleración, cuando nos referimos al peso de nuestra masa influenciado por el campo de atracción gravitacional. (a = Δv / Δt).

  • Donde, “a” es aceleración
  • “Av” es la variación de la velocidad
  • “At” es el tiempo que hay en esa variación.

La unidad de aceleración, calculada en metros por segundo al cuadrado (m/s2), aminora conforme nos alejamos de la Tierra.

Y, con ella, decrece la probabilidad de que el Gilinauta retorne al transbordador.

En la superficie terrestre, la aceleración de la gravedad es de unos 9,8 metros por segundo al cuadrado y, por convenio, nos referimos a este valor como un ‘g’.

Así pues, 1g es la aceleración con la que nos atrae la Tierra en su superficie.

Conforme nos alejamos de la superficie, la aceleración de la gravedad decrece.

Pero hay que estar, realmente, a tomar por culo. Para que la gravedad sea tan baja, que pueda considerarse inexistente (a efectos prácticos).

Por lo que se espera que:

“Un pequeño porcentaje de Gilinautas, logren mantenerse orbitando sobre nuestro Planeta”.

La ingravidez no existe, son los padres

 

Por ejemplo, para sentir la millonésima parte de 1g terrestre. Habría que estar a algo más de 6 millones de km de la Tierra.

Vamos, a casi 16 veces la distancia de la Tierra a la Luna.

 

Ningún ser humano ha viajado más allá de la Luna y, sin embargo, se habla de ‘ingravidez’ a bordo de la nave de los Gilinautas, que orbitaría (si logra despegar, que lo dudo) alrededor de la Tierra (a 400 km de altura).

“Los Gilinautas, más afortunados, se mantendrán a una altura de unos 400 km, orbitando hasta su desintegración.”

astronatuta con globo

Créditos de la imagen: Estefanía Códoba

 

¿Qué riesgo hay de que un pesado y/o gilipollas “flote” de nuevo hacia la lanzadera del Gilinautas?

 

Pues cuando hablamos de saltos espaciales, nos referimos a la sensación de ingravidez.

 

Los astronautas, en realidad no flotan, “viajan” en caída libre.

Si les quitamos la mochila, no pueden “navegar”.

 

Para llegar de nuevo a la nave Gilinautas, tendrían que completar la órbita, antes de que la nave inicie el retorno a La Tierra.

La mayoría de voluntarios no llevará mochila ni equipaje de mano.

 

El trasbordador, seguirá su ruta y, por consiguiente, alejándose del voluntario lanzado con cada chupinazo.

 

Así que la respuesta es NO.

No hay riesgo de que ningún gilipollas pueda tomar impulso (a qué se va a agarrar, ¿a una estrella?) y regresar a la nave.

 

¡Pero cómo!

 

A una altura de 400 km (la que se espera alcanzar con la nave de los Gilinautas), el valor de la gravedad es casi 0,9g.

(Es decir, viene a ser un 10% menos que la gravedad que experimentamos sobre la superficie de la Tierra).

Osea que, si un voluntario de 60 kg (peso terrestre) se consiguiera mantener estático, a una altura constante de 400 km, seguiría siendo un pesado

No para nosotros.

Pero un pesado afortunado (y con 6 kg menos), al ser uno de los pocos que logre mantenerse en órbita con una masa tan baja.

 

 

Si ya hablamos de la altura que se alcanza con un avión comercial (aproximadamente 10 Km) el valor de la gravedad sube ligeramente (0.997g).

Vamos, que si cogemos al mismo pesado que teníamos “flotando” a 400 Km de la superficie Terrestre (ahora con 54 kg).

Lo rescatamos, volvemos a convencer (hablando de un gilipollas, nos llevará poco tiempo), metemos en un avión (de nuevo con 60 Kg)

Y le pesamos (a 10 Km de la superficie terrestre), sólo habría bajado de peso de su masa un 0.3%.

 

No sería significativa la diferencia de peso.

Aproximadamente la masa de un suspiro, teniendo en cuenta que un paquete de tabaco (sin mechero) pesa en torno a 20 gr, hazte una idea de lo que representa 0.8 gr en un cuerpo de 60 kg.

Y, con la desventaja añadida, de su inminente regreso a la superficie de La Tierra.

La gravedad de la Tierra a esas alturas (0.9g y 0.997g, respectivamente) es de 1g en la superficie

Dudas existenciales:

gif ni idea

 

¿Por qué no se escoñan?

 

Porque la curvatura terrestre compensa la distancia. Básicamente por el mismo principio que impide que la luna se nos caiga encima.

 

 

¿Por qué flotan?

 

No flotan. Hablamos de sensación de ingravidez.

Porque, realmente, a esa distancia (y efectos prácticos), la fuerza g sería imperceptible a ojos de un observador.

No así para el gilinauta que se encuentre en caída libre orbital. Él sentirá que flota, pero ya te digo yo que no.

 

¿Y fuera del vehículo?

 

Tampoco.

El movimiento circular que realice la nave de los Gilinautas, “equilibra” la fuerza gravitatoria.

Esto es que, la fuerza centrífuga (producto de velocidad y posterior inercia), compensaría la fuerza de la gravedad.

 

Entonces, si un gilipollas es lanzado por el cañón del transborador (la nave portagilipollas).

Y no dispone, como no lo hará, de mochila propulsora…

 

Ni flotará ni caerá en picado sobre nuestras cabezas.

Mantendría (en el mejor de los casos) una trayectoria orbital, influída por:

  1. Su masa (el peso del gilinauta)
  2. Velocidad de lanzamiento (el cañón y/o catapulta espacial)
  3. Distancia recorrida tras el impulso
  4. Variables en deceleración:
    • Fricción
    • Fuerza g
    • Que se estampe contra un meteorito y/o pierda algún miembro, con lo que varíe su masa…

 

La ingravidez o gravedad cero:

 

Es la condición física que se da, cuando la aceleración de la gravedad es igual a cero.

Sin gravedad, la fuerza de atracción no existe. Por lo que el pesado y/o gilipollas de antes, habría descendido el valor de su masa a 0 kg.

Y ya no sería un coñazo.

(Más por lejanía, que por la ingravidez).

 

De hecho, la falta absoluta de gravedad se da, únicamente, a una distancia infinita del cuerpo que la crea.

 

Lanzar gilipollas al espacio es la nueva panacea

Con la que soñamos la gran mayoría de “no gilipollas”, que habitamos el planeta Tierra.

 

“Es la solución definitiva a la gran epidemia de estos seres que estamos padeciendo en La Tierra.”

Con esta medida se atacarán numerosos frentes:

  • El exceso de humanos en la superficie terrestre (somos muchos, los gilipollas sobran y si además, están gordos, ocupan más).
  • Descender el peso (y presión) a la que está sometida la Tierra (y sus habitantes).
  • Taparemos, a ratos, el agujero de la capa de ozono (esto es mentira, lo pongo para rellenar).
  • Produciremos menos CO2 (está empíricamente demostrado que los gilipollas contaminan más).
  • Descenderemos la contaminación acústica (porque esos seres además, tienen a hablar demasiado).
  • Ya no tendremos que comer muertos, ni Rusos, ni bebés (ver vídeo de abajo).
  • Darán sombra…

La nueva moda de tener gilipollas orbitando nuestro planeta, lo está petando.

 

Pero, ¿ellos saben que no adelgazan?

 

No, porque no hablamos de gordos normales, hablamos de gordos gilipollas que, en la gran mayoría de casos, no entienden los principios básicos de la física.

El resto… Bueno, está tan harto del mundo, que prefiere pasar el resto de sus días en caída libre.

 

“Si logran alcanzar la velocidad suficiente, los gilinautas gordos, podrán convertirse en satélite”

 

Muchos se perderán por el espacio

 

Uy, sí. Un pérdida terrible.

Próximamente en nuestra sección de TRUCOS Y CONSEJOS:

“Te decimos qué ponerte para tu lanzamiento espacial, porque si te dejamos elegir a ti, explotas y nos pones perdidos”

avatar
  Marca para enterarte de las respuestas a tu comentario  
Notificar sólo de...