EL REGALO QUE NO PUDO ESPERAR A NAVIDAD

He descubierto el sectarismo juguetil

 

Y no puedo -por menos- que compartirlo con vosotros, amigos, amigas, queridas familias… 

 

Y es que, éste es uno de esos descubrimientos maternos, que merece la pena pregonar a los cuatro vientos.

 

Corren tiempos difíciles en la industria juguetera.

 

Tenemos dos bandos bien definidos:

 

  1. Los que defienden a ultranza la imaginación, los juguetes consistentes, de madera bien duros y coloridos con los que nuestros vástagos blanden marcos y puertas.
  2. Los que apuestan por la tecnología, atontando a su prole con pantallitas brillantes, consiguiendo en el proceso la metamorfosis de niño Mowgli a niño Apio.

 

 

El reverdecer montessoriano:

 

Sabemos que ahora lo que se lleva es el estilo rústico-juguetil, que un puente de colores se transforma en un arcoíris encajando sus bastas piezas.

 

Pero despierta su imaginación

 

Evidentemente, pero también lo hace una caja de cartón con una cuerda y no necesitas puntos si te da con ella.

 

La madera es mejor que el plástico

 

No te lo discuto, pero en qué parte del proceso hipernatural y megabio, se encarece tanto el producto final.

 



El enraizamiento tecnológico:

 

Toda esta crianza natural, choca de plano con el amplio surtido de aplicaciones móviles para los más pequeños. Algunas pueden ser incluso pedagógicas.

 

Pero hay YouTubers

 

Sí, los hay. También familias enteras vendiendo miserablemente la imagen de sus hijos, su identidad digital.

 

Y los hay, porque hay demanda

 

Qué progenitor no ha cedido, alguna vez, a los encantos de esos pequeños comerciales. Que entretienen a tu pequeño, mientras le meten por los ojos el coleccionable de turno.



Y luego estamos los que hacemos una mezcla de culturas, en la que nuestra infancia, pesa más que cualquier gurú juguetero.

Que abastecemos a nuestra prole con los juegos y juguetes que más horas de diversión nos garantizaron.

La casita 'chulérrima', que ha podido esperar a Navidad

 

No me digáis que no es una pasada, ha sido abrir el paquete y embriagarme con ‘chorrocientos’ (chorrocientos, como medida cuantitativa imprecisa, equivalente a muchos) recuerdos de mi propia infancia.

Cómo me lo pasaba con mi llavero (parecía un sereno, la verdad) abriendo y cerrando las puertecitas de una casa-seta. Nada que ver -evidentemente- con la chulada de casita, que ha tenido a bien, regalarle su abuela.

Si hay una profesional del regalo acertado, es ella.

 

Puede sonar raro, pero desde que soy mamá, lo gozo como una enana viendo juguetes, espero que se acerquen estas fechas, para recrearme en los catálogos de juguetes, me da igual la sección, la edad… Me lo paso pirata.

Pero -sí, amiga, siempre hay un pero y es que- según se acercan estas fechas -y empiezan los dichosos anuncios de turrón y colonia-, pisar un centro comercial, una juguetería… Se convierte en una actividad que rebosa ‘coñacismo’ por cada nota de sus torturantes villancicos*

*Opinión personal, de una pirada que se marea con los fluorescentes parpadeantes, los suelos brillantes y los villancicos machacones.

Los que me conocéis, ya sabéis cuán neurótica y preocupona soy. A los que no, ya os lo digo yo. Lo soy, y además impaciente.

 

Esta vez, han sido las Navidades, que una es muy previsora y (como el año pasado, para que no me pille el toro), mi apremio por equiparme con los mejores juguetes para Tiranito, ha sido legendario.

 

El la guarde, nos dieron…

 

Pistas sobre los mejores regalos:

“cosas sencillas, que fomenten su imaginación y mejoren su motricidad”.

¿Y qué recomendaciones son esas?

Os preguntaréis.

Pues resumiendo:

Juguetes con un propósito

Que animen tu vástago a imitar acciones de la vida cotidiana, como una cocinita, en la que puede utilizar a escala su ‘cuchillito’ para “cortar” los alimentos y volver a unirlos por el velcro… (Si son de materiales naturales, mejor que mejor, no me vas a comparar la estabilidad y estructura de un juguete bueno y robusto, con uno de plastiquete).

 

Juguetes centrados en una tarea

Que le mantengan entretenido, mientras perfecciona una habilidad concreta. (Aquí la menda -como habéis visto más arriba– se ha propuesto que Tiranito sea cerrajero, porque futbolista o bombero, está muy visto).

 

Por supuesto, nada de ‘pantallitas’

(Móviles, ordenadores, televisores…) Ya tendrán tiempo de trastear con ellos. Siempre se ha dicho que “la tele embota el cerebro”, y no les falta razón, es una absoluta y completa pérdida de tiempo, un entretenimiento que te lo da todo mascadito, para que no tengas que pensar mucho.

 

En esta línea, también recomiendan mantener alejado de videojuegos al fruto de nuestro ser, que -aunque mejoran los reflejos y tiempos de acción- aíslan cada vez más al menor, hasta que a su -aún inmaduro- cerebro le cuesta discernir entre el mundo real y el virtual. Amén de la más que probada adicción que generan.

Descartadísimos -éstos por mí, que me ponen la cabeza como un bombo- los juguetes psicodélicos llenos de luces y sonidos.

 

 

ENTONCES, ¿QUÉ REGALAR ÉSTAS NAVIDADES, SEGÚN EDADES?

 

Pues después de documentarme -como me caracteriza- y siguiendo las recomendaciones de la guarde, mi experiencia, otras madres e Internet (qué sería de nosotras, oh, preocuponas -y un poco antisociales- mías, sin Internet). 

Un lugar fantástico, para buscar, comparar, y compartir dudas, experiencias… Y, por qué no decirlo, comprar cómodamente desde casa, sin colas, sin buscar aparcamiento… Sin estrés.

No me voy más por las ramas, mi ranking de juguetes molones según franjas de edades:

 

JUGUETES MOLONES DE 1 A 3 AÑOS:

 

  • 1 AÑO:

Principalmente, deben tener colores llamativos que ejerciten su visión, ser resistentes (porque con un año, su juego favorito es golpear y lanzar cosas). Que sean manejables para que puedan empezar a encajar y apilar piezas. Y cómo olvidarnos de los correpasillos. (Os recomiendo encarecidamente formas redondeadas, por la integridad física de vuestros tobillos, también por seguridad infantil, pero sobretodo tus tobillos).

 

  • 2 AÑOS:

Ya empiezan a ser algo más cuidadosos con sus juguetes, a estas edades disfrutan con bloques, animales, coches, trenes (a Tiranito le fascina su tren de madera). También organizar por tamaños, colores, formas, especie… (Ahora disfruta cercando animales, los caballos no pueden estar con las ovejas, pero un dinosaurio sí, muy lógico todo).

 

  • 3 AÑOS:

Ahora lo que les pide el cuerpo es saltar, correr, montar en bici (sin pedales), en patinete… Vamos, su energía es inagotable (como tu paciencia y aguante estoico, cada vez que trepa o hace el mono, manteniéndote fría ante el inminente riesgo de ‘escalabris filius’).

 

 

JUGUETES MOLONES DE 4 A 8 AÑOS:

 

  • 4 AÑOS:

A esta edad, sus habilidades sociales han mejorado bastante. Busca a otros niños para compartir su juego, la etapa del “mío, mío” pasó (a Dios gracias). Ahora les encanta cooperar para alcanzar una meta. Así que te recomiendo juegos de interacción, en el cada niño tenga un rol.

 

  • 5 AÑOS:

Ya empiezan a desarrollar capacidad intelectual e interés por las estructuras y matemáticas básicas., Disfrutan haciendo sus pinitos en la lectura. Yo me inclino, por juegos en los que haya un objetivo a cumplir y deban resolver “la fórmula” para completarlo. Puzzles, rompecabezas de formas…

 

  • 6 AÑOS:

Empiezan a diferenciar fantasía y realidad, a ser conscientes de la física. Es el momento de afianzar la curiosidad matemática, aritmética y el cálculo. Mantener ese entusiasmo contagioso, es nuestra labor como educadores. Cualquier juego con formas, herramientas… Ya poseen destreza en la motricidad fina, y disfrutarán ensamblando y construyendo.

 

  • 7 AÑOS:

A nuestros -ya no tan- retoños de 7 añazos, les dejan de gustar “en público” los “juguetes de bebés”. Empiezan a presumir ante sus ‘compicole’ de sus más preciadas posesiones, y -cómo no- fardar ante su pandi de habilidades. Los juegos de matemática visual (o rompecabezas chungos, para las no versadas y/o documentadas).

 

  • 8 AÑOS:

Tu pequeño hombrecito, insistirá -hasta agotar tu nivel de paciencia- en adentrarse en el maravilloso mundo de los videojuegos. No te queda otra que pasar por el aro. Pero, por favor, no permitas que se convierta en uno de esos zombies, que quedan con sus amigos en el parque, a sentarse en un banco para jugar con el móvil, sin hablar -directamente- de no ser imprescindible, con ellos. Como plantas haciendo la fotosíntesis.

 

Hasta mi próximo descubrimiento materno, o tutorial… Se despide si agradecer tu paciencia por llegar hasta aquí.

PD: Si puedo escribir ésta entrada es gracias a que Tiranito está ‘entregadisísimo’ a a apertura de un cerrojo de la casita.

Agradecimientos y Disculpas:

Las imágenes:
  • El paquete procede de Pixabay.
  • La casita es un robado-posado de Infanity.es.
Pido disculpas a las marcas mencionadas, y aprovecho para proclamar que soy muy fan, y estaría encantada de ser su embajadora. (En un desesperado intento por conseguir juguetes gratis).

A vosotros, gracias por leerme y si os gustó, compartid para ayudarme a crecer.

 

percentiles el ranking de niños
La maternidad
La Marujer

DE PERCENTILES Y NEURAS

Los percentiles, ese ranking que se empeña en clasificar personas ya desde el vientre materno. Nos gusta comparar, es un hecho irrefutable, comparamos precios, comparamos colegios, parques, trabajos, sueldos, hipotecas… Y un larguísimo etcétera. Entonces.. Por qué no íbamos a hacerlo con nuestros hijos? Y, lo más triste aún, por .qué (…)

Seguir leyendo »
consejos con la ropa para niños en invierno
Vida marujer
La Marujer

CONSEJOS CON LA ROPA INFANTIL EN INVIERNO

Hoy os quiero hablar de otro descubrimiento materno. También os hablaré de moda, concretamente las tendencias en ropa infantil para este invierno 2018/19. Y cómo no, traigo más trucos y consejos preocupones, para mantener a salvo a nuestros retoños. Algo curioso, pero muy muy curioso y ‘rigurosísimente’ comprobada -mediante el empirismo- es que cada vez que veo ropita, se me cae la baba al tiempo que suspiro, cual damisela en apuros.

Seguir leyendo »
  HUMOR CONCIENCER

5 comentarios en “EL REGALO QUE NO PUDO ESPERAR A NAVIDAD”

  1. Yo estaba ahora envolviendo los regalos. Solo le hemos comprado 1 porque las abuelas están muy locas y a pesar de que les he insistido en que solo compren uno, nunca me hacen caso.
    Bueno a lo que iba, nuestro regalo es un “caja registradora”, hace un mes la vio en la juguetería y no veas que berrinche para irnos sin la caja registradora.
    La abuelas le compraran plastilina, un camión y una granja de playmobil. A ver si es verdad.
    PD: a mi también me encantan los catálogos de juguetes.

  2. Como te curras los post amiga!!👏👏la casita esta chulisima, yo sé de dos en esta casa a los que también les encantaría.
    Oye, me alegra saber que no soy la única que disfruta viendo los catálogos de los juguetes, creía que era la única tarada!😂

    • Es una pasada, no sé si juega más el crío o yo, jajajaja. Con los catálogos… Me mosqueo, si el enano tiene a bien pasar de página, porque “ya he vizto, todoz, y no me guztan”. En plan: “pero mamá no” y le quito el catálogo, o me niego a pasar página (en el ordenador mando yo). Un besote y gracias por pasar!!

Deja un comentario