ARNIDOL DA UN PASO MÁS EN EL MARKETING DE AFILIACIÓN

ARNIDOL TU CHICHÓN

LA NOTICIA:

Arnidol noticia fake

 

UN POQUITO DE HISTORIA:

El marketing de Afiliación consiste -básicamente- en la publicidad indirecta de las marcas, productos, servicios… Llevada a cabo por afiliados.

 

Vale, ¿y qué es un afiliado?

Pues una persona, como tú o como yo (pero más popular, o influencer para los ‘moderners’), que menciona, o habla bien de un producto, marca, tienda… O el anunciante de turno (que también puede ser una persona en busca de fans, hay de todo).

 

¿Y cómo lo hace? 

-Os preguntaréis-. Pues mediante la publicación online de anuncios, promociones, sorteos… O redactando artículos -de dudosa objetividad- sobre la campaña que haya tenido a bien, darle un cupón o enlace de afiliado.

 

¿Se gana dinero?

Pues hombre, depende -y mucho- de la difusión “real” que pueda obtener. Entrecomillo real, porque de poco nos serviría tener una legión de fans (que interactúa con tu contenido igual -o menos- que tu cactus). De poco te sirve -también-, ir un poco más allá y disponer de un ejército de bots inmaculados, si no les tienes debidamente entrenados para hacer la acción solicitada, bien sea clickar un banner, registrarse, comentar, etiquetar, comprar… (o el requisito de marras que -a la sazón- te pida el anunciante).

 

Aquí llegamos al cómo funciona

Digamos que se ofertan campañas, con ciertos requisitos (por ejemplo, número de seguidores), para poder optar a ellas (a razón de unos centimillos por tuit, por clic, por registro, por fan… O una pasta gansa si eres un líder de masas).

 

Éste sistema de publicidad de influencia, lleva bastante (bastante es una forma elegante de decir, no tengo ni idea y paso de buscarlo) tiempo implementado. Es un método probado, que funciona y sale más rentable a los anunciantes, que una campaña por los medios tradicionales. Ya que ésta permite pagar únicamente por acción y no por público.

 

Imagina que eres el anunciante, te dejas una pasta en un anuncio online, pero tus clientes objetivos, han tenido a bien, instalar Adblock. Oh, amigo empresario, tu gozo en un pozo.

O puede que sí vean el anuncio, pero pasan de él (un ejemplo clarísimo podría ser, que durante la publicidad todos aprovechamos para hacer algo, mirar el móvil, ir al baño… si es A3, puedes copiar una tesis o incluso hacerla).

Esto es lo que se conoce como CPA. Creo que el concepto ha quedado claro, sino… Siempre nos quedará la Wikipedia.

 

¿Por qué os he metido este rollo?

Os preguntaréis (si ha quedado alguno)

 

Pues para que le deis la importancia merecida a la noticia que he soñado.

 

“ARNIDOL, UN PASO MÁS EN EL MARKETING DE AFILIADOS”

CUANDO LA ÉTICA SE INTERPONE EN TU AFÁN DE GANAR PERRAS

 

hazte millonario con tu blog

 

¿SON CRUELES O UNOS PIONEROS?

 

“El marketing de afiliación es para maricas”.

 

Ha declarado en Twitter el CM de la archiconocida marca ‘antichichones’. Tras conocerse la noticia de que miles (qué digo miles, millones) de familias -en su mayoría chinas- se han apresurado a inscribirse en el programa de afiliados de la marca.

 

La noticia sigue sorprendiendo a propios y extraños

 

Resulta que -según he soñado– la empresa -no satisfecha con lograr que en el bolso de cada madre, haya una barrita de árnica- se ha propuesto ser más conocida que la CocaCola. Y para lograr su objetivo, no duda en involucrarse en todo tipo de polémicas. La última fruto de las declaraciones de uno de sus directivos:

 

“Que hablen mal, pero que hablen”.

Se ha podido escuchar a su líder de publicidad, mientras se untaba con la barrita morada la frente.

 

Estas controvertidas palabras, han dado más de un quebradero de cabeza -que no aliviaba ni el Arnidol- a uno de los socios fundadores. Que, aún esperando cerrar el año con ‘chorrocientosmil’ millones de millones de ganancias, no deja de estar preocupado por la imagen que se está proyectando en este momento.

 

“No sé si nos sale a cuenta”

He podido soñar que declaraba.

 

La polémica reside en la implementación -por primera vez en la historia– de un nuevo CPA semivirtual.

 

Lo que muchos consideramos un avance para el marketing, otros tantos no terminan de comulgar con la idea (puede que por escrúpulos, al estar involucrados menores, su integridad física e imagen. Puede).

 

El nuevo programa de afiliación que utilizan, ha creado esta campaña:

“A las madres que superen los 50 referidos, se les ofrecerá la posibilidad de patrocinio”*

Se han repartido camisetas con la imagen de la barrita en las que se puede leer el slogan: “Si me caigo, ponme Arnidol”. También pulseras moradas, que esperan convertir en su signo de identidad.

 

SE HA CREADO INDIGNACIÓN

 

Desde la asociación:

“Mi hijo también se cae, pero le socorro en vez de grabar”

Se han pronunciado. Y están llenando las RRSS con el hashtag #quepapotienes. Se están uniendo a la protesta otros

cada día se ofende gente que no se había ofendido antes

Colectivos de ofendidos

E incluso gente que no se había ofendido antes.

 

Según he podido constatar -poco antes de despertar- por otras fuentes (lo leí en “Mundo Marujer”, mi diario imaginario. Ya que el CM de la marca me ha bloqueado en Twitter).

 

La empresa estaría pagando en torno a los 7 céntimos de euro el porrazo del menor, con un plus de 5 céntimos si el progenitor -o cualquier transeúnte- saca una barra del producto y le unta al chiquillo mientras dice:

“Menos mal que siempre llevo mi Arnidol en el bolso”.

(Aquí matizo que sólo se sumarán las acciones aplicadas en la zona del chip).

 

No son pocos los que denuncian una violación de sus derechos de imagen, puesto que la conocida marca tiene pinchadas las cámaras de la vía pública (para poder hacer un seguimiento de afiliados).

 

Luego me desperté y ya no pude retomar el hilo.

*El menor, que tendrá que llevar la marca visible (Arnido, no el golpe) y un chip de cookies instalado en la zona que se golpeé con más frecuencia (quedando a criterio de los progenitores -o tutor legal- la ubicación del mismo). Generará ingresos pasivos a sus progenitores cada vez que se dé un mamporro. Utilice -o no- la barrita morada.

Agradecimientos y disculpas:

Las marcas que menciono, en este caso Arnidol, le pido humildemente disculpas, por los comentarios aquí vertidos. Y aprovecho, si es que algún responsable de la marca me lee -que lo dudo-. Para ofrecerme como colaboradoras, afiliada, o incluso si veis que tan, podríais patrocinarme al chiquillo, que usamos desde el verde de las picaduras hasta la ya mítica barrita morada y gris.

-A Antena Tres, ni agua en el desierto

-A Wikipedia, gracias infinitas por aportar algo de luz entre tanta oscuridad

Al resto, que tengáis una semana estupenda (me leas cuando me leas, te deseo una buena semana)
el internet de las cosas, la casa futurista y feminista
Mundo Marujer
Reportera con gafas

EL INTERNET DE LAS COSAS

Hoy os voy a hablar del internet de las cosas, ese gran desconocido que nos acompaña y acecha. Todos -quien más y quien menos- tenemos un ordenador, una tablet, un smartphone, una smart TV… O un cigarrillo electrónico. Pero, ¿realmente sabemos algo sobre estos trastos?

Seguir leyendo »
  LOS ASTROS TE CONOCEN Y LES CAES MAL

16 comentarios en “ARNIDOL DA UN PASO MÁS EN EL MARKETING DE AFILIACIÓN”

  1. ¡Muy bueno! Yo jamás me venderé a ninguna marca, mis opiniones son mías. Sólo pensarlo me da un dolor de cabeza que sólo me podría quitar ¡APIRETAL! Una pena que ya sea adulto y no pueda tomarla… Pero, recuerda, si tu hijo se encuentra mal… ¡Dale Apiretal!*
    *En caso de duda consulte con su farmacéutico.

    • Eso es porque no has probado el Dalsy, es naranja y sabe mejor. Pero, en serio, no sé qué lleva esa mierda que coloca a los niños.
      Jajajajaja.

  2. Hola, Virginia,
    Aparte de que me has hecho pasar un buen rato, la afiliación -entiendo- no es más que una práctica de monetización y lo explicas muy bien, a unos les irá mejor como influencers que a otros, yo no me como un torrao de momento. Eso si, he buscado una marca literaria donde no hace falta caerse porrazos a cascoporro, jeje. Lo comparto. Un besote y creo que hay que poner determinados límites. Estoy de acuerdo.

    • Hay que tomárselo con un poco de humor, humor del que deja un sabor ácido y nos hace pensar, porque falta nos hace. Se nos está yendo de las manos todo el tema influencer, se leen, escuchan… Verdaderas barbaridades, que pasan desapercibidas dada su procedencia “irrefutable”. Burradas y más burradas patrocinadas, y lo peor es que las dice un profesor, un médico, un periodista…
      No sé dónde nos va a llevar esto, tampoco sé si quiero verlo.

  3. Bravísimo. He de confesar 2 cosas: Tengo 2 niños y no conozco el arnidol. De hecho, mi mujer lleva una barrita que se llama… ¡Cata-Pum! No se donde lo compra. Y la otra es que no tenía conocimiento de que quedara gente aún sin ofenderse por algo. Saludos, gran post.

    • El Arnidol… Uno de mis descubrimientos gestantes. No dejaba de darme mamporros (a algunas el embarazo las hace estar radiantes, a mí… Tropezar). Y una ‘compiprepa’, que ya jugaba en modo experto (tres retoños tenía, pero seguía acudiendo a las clases de preparacion). Me descubrió el maravilloso mundo de la barrita. Y, oye, mano de santo.
      Aprovecho para pedir comisión, que igual la estoy encumbrando de más, y luego me pedís explicaciones, si no obtenéis un milagro.
      Abrazotes, Nacho. Y gracias por pasar.

  4. Como siempre: tu humor me encanta. Y me ha hecho ilusión ver que la conversación legal del otro día la aplicas. Ahora no te vamos a poder denunciar, ¡jo! jajaja

    • Esto lo escribí un poco antes, pero le he metido el tijerazo de la censura, jajajaja, por cierto, lo de no alojar los gif en mi servidor… Todo ventajas, oye. Gracias infinitas!!
      PD: Si miras bien, seguro que algo denunciable hay.
      ¡¡Besotes!!!

    • Útil, útil… No sé.
      Hombre, yo -hasta hace poco- desconocía todo el tema éste de la afiliación, veía un cupón de descuento (para Webempresa, por ejemplo) y le daba las gracias (en los comentarios) al que tuvo a bien escribir el artículo, y ofrecerme un regalazo, que me convenció para migrar de hosting.
      #TrueStory
      Un abrazo, Santi, y gracias por estar siempre ahí.

Deja un comentario