MANDA HUEVOS (DE PASCUA)

Esto de la maternidad, no lo gestionó como debiera

Y con esto me refiero a que no salgo de una y ya me estoy metiendo en otra.

Peor que lo del Quad no será, diréis los que me seguís. Al resto… Mejor que ni lo sepáis.

Ha estado lloviendo y además un virus de los molones se ha adueñado de nuestra ya de por sí caótica vida.

 

Breve resumen escatológico y prosigo:

 

  • Sí, se puede vomitar indignamente, mientras sigues sentada en la taza del váter.
  • Y sí, normalmente el niño te acompaña y no solo de presencia.

 

¿En qué empleamos el tiempo estos días de recogimiento?

 

En organizar una recogida de huevos de pascua. Porque lo hemos visto en unos dibujos animados (actividad por excelencia cuando se está malito), y nosotros no íbamos a ser menos.

¡Manos a la obra!

 

1- Hacer acopio de huevos de chocolate

La lluvia y demás inclemencias gastrointestinales, hicieron que una escapada al chino (con el pijama bajo la ropa), sirviera de improvisada cosecha de materia prima.

2- Ya tenemos chorrocientos huevos kinder

No había suficientes, así que teníamos de los de ‘trufitas’ veraniegas y los normales.

3- Necesitan color

Lo suyo hubiera sido forrarlos con papeles de colores y evitarlos movidas. Y más aún, teniendo papel de seda, Pinocho… Y media papelería.

Para dejarlos bien cuquimonos con moñeta y todo.

4- En los dibujos los pintan

Qué os voy a contar. Además, hay que hacerlo con pincel.

Así que los forré con papel de aluminio (ya os digo, que para pintar encima y con tanta arruga…). No es la mejor idea.

5- Esta cosa no sé parece a los de los dibujos

Esta cosa, hijo mío, no sé parece a nada que haya sido creado (y dejado ahí, para la posteridad).

Él lo entiende como huevos mágicos, a mí me vale.

6- Toca esconderlo, porque esperar a pascua, no es una opción

Con los huevos aún manchando (y pidiendo a gritos que acabemos con su sufrimiento).

Me dispuse a esconderlos por la casa.

Eso sí, con sumo cuidado de no tocar material de dificultosa limpieza.

7- Si se puede manchar, se marchará

Es una regla no escrita que se cumple a rajatabla en casas con niños.

Cortinas, sofá, edredones… Y todo lo que sus manitas con restos de pintura alcanzaban a tocar.

8- Doy por concluida la búsqueda de huevos

Ya tiene su carrito de la compra lleno.

Y si coge más, el conejo de pascua se pondrá triste, no podrá poner huevos para otros niños… Menudo follón.

(Sí, el no usa cesta teniendo su carrito de supermercado, porque cabe más).

9- Recuento

Tiranito gana por goleada a mamá, que tenía en su haber 3 huevos (sólo los puedo coger con las manos).

Mientras que el vencedor indiscutible lleva en cu carrito 8 huevos, así que gana el juego y el conejo de pascua. (Un peluche de cuando era bebé, porque bastante chocolate se va a meter al cuerpo).

10- Dosificación y generosidad

A mi niño le da cosica que yo sólo tenga tres y me da dos de los suyos.

Muero de amor mientras nos comemos un huevo cada uno, so riesgo de vómito inminente.

  Si te gusto esta entrada, te puede gustar

4
Responder:

avatar
  Marca para enterarte de las respuestas a tu comentario  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Notificar sólo de...
Madre Superada

Menuda locura!!!!

Lianchio Discahogar

Jajajajaja solo tu podías convertir un día de vómitos y otros malestares marrones en un juego y pasarlo tan bien!