DE NEUROSIS Y ‘ZENIALIDAD’

Cosas sobre la maternidad que de haberlas sabido antes me hubieran ahorrado las neuras e inquietudes de cualquier mami ‘preocupona’.

 

Debo aclarar que no pretenden ser consejos ni mucho menos, son cosas que a mí me han funcionado, tampoco será un listado exhaustivo sobre la maternidad, porque del tema sé poco o nada.

 

Llegados a este punto os preguntaréis que para qué tengo un Blog, si no pienso publicar con cierta periodicidad. Pues porque el Facebook ya me lo pasé y Twitter aún no me da los suficientes caracteres. Ea, ya lo he dicho.

 

Y aquí debería despedirme, pero esta entrada me ha pillado ‘dicharrachera’. Es por eso que retomo el blog cuando tengo ganas de hablar, aunque nada que contar. Porque podría decir que no tengo tiempo (y no sería mentira, pero tiempo siempre se tiene, queda elegir si quitárselo a otra cosa). Dejémoslo en que no me organizo como debiera.

 

10 DESCUBRIMIENTOS MUY ZEN

  • Primera ‘zenialidad’ materna:

Poco importa cuán precioso y supersónico sea un columpio del parque. Ni el esfuerzo que haya realizado el equipo de ingeniería ‘parquil’. El poder de rechazo a un columpio es inversamente proporcional a su grado de peligrosidad. Así como de atracción el más inexpugnable. No corras a salvarle cada vez que diga “no puedo” (dependiendo -claro está- de si conlleva peligro de muerte inminente). No te agobies, los parques de ahora no tienen ni gravilla.

 

  • Segunda ‘zenialidad’ materna:

Tema ‘doméstico-juguetil’. Intentar adecentar la casa más de cuatro veces al día es perder tiempo y energía. Carece de toda lógica. Los niños son el desorden hecho personita Donde tú pones él quita y al revés. La aptitud generadora de pandemónium (léase como caos y confusión) de mi vástago es extraordinaria.

 

  • Tercera ‘zenialidad’ materna:

En la misma línea sigo con ‘utopía versus entropía’ (me repito, porque no he avanzado mucho con mi lectura RAE). A ver, seamos sinceros. Hablando de casas con niños, lograr la ausencia de juguetes por cualquier lado exige como condición -más que necesaria, imprescindible-, la ausencia de chiquillos. (Ya sea por horas lectivas o de descanso).

 

  • Cuarta ‘zenialidad’ materna:

Da igual lo ‘rebonitiquísimo’ y psicodélico que sea ese prodigio de la industria ‘juguetil’. Tu niño preferirá la caja, chocarlo, estamparlo, destrozarlo, desarmarlo… Esto ya va según edades.

 

  • Quinta ‘zenialidad’ materna:

Bendito móvil. Aquí saltarán las alarmas de las ‘supermamis’. Pero es lo que hay. Sé que no es lo más recomendable, y yo intento jugar ‘insitu’ con él. Pero he de reconocer que desde que tiene su móvil (uno ‘viejuno’ que había por casa), de vez en cuando me entrego al hedonismo (léase ir al baño a fumar) poniéndole algún vídeo que le entretenga cinco minutillos.

 

  • Sexta ‘zenialidad’ materna:

Él solito. Si algo es seguro es que todo imberbe va a querer hacer las cosas ‘solito’ en algún momento de su vida (qué cosas también depende de edades). Es fantástico, significa que está aprendiendo. Eso sí, con su inestimable ayuda tardarás infinito. Pero ¿y lo que disfruta ayudando? ¿Y si éste sí es el mejor regalo que les puedes hacer?. Su propia autonomía. Aprender a vestirse, lavarse los dientes, comer -dentro de poco a usar e váter-… Regalo más que aceptable teniendo en cuenta que transformarás recoger en que recoja.

 

  • Séptima ‘zenialidad’ materna:

Tema guarradas. A ver, ante todo no dramatizar. Si lo que está haciendo tu hijo es una marranada pero no corre peligro. ‘Zenialidad’. Respira, mujer. Las manchas se limpian (de casi cualquier superficie). Los querubines son cochinos por naturaleza. Les gusta ensuciar, ensuciarse y ensuciarte. Esto es así, intentar luchar contra ello es una batalla perdida.

 

  • Octava ‘zenialidad’ materna:

Continuando con la ‘guarricie’… Tu pequeño chupará cosas que se encuentre por ahí. A ver, tu hijo tiene que madurar su sistema inmunitario, hasta aquí todos de acuerdo. Pero una cosa es desinfectar todo, usar esterilizadores hasta que el niño tome cubatas…. Y otra dejarle chupar la escobilla del váter o cualquier otro ejemplo de extrema asquerosidad.

 

  • Novena ‘zenialidad’ materna:

Y seguimos para Bingo con la escalogía. Por cualquier madre es sabido que tres días de maceración en un rincón de la trona, transforma un trozo de cualquier alimento (que anteriormente habrá escupido con ‘ascus extremis’) en un delicioso manjar. Otro hecho irrefutable.

 

  • Décima ‘zenialidad’ materna:

Y viniendo al pelo con los apetecibles y/o asquerosos alimentos que según la situación “gutan” o “no gutan”. Lo hace mi hijo, lo hará el tuyo y hasta las pimpollas de Felipe IV. Prueba cualquier cosa en la calle y “mmmmm, A Pabo guta mucho, mmmm”, se lo das en casa y “puaj, Pabo no guta eto”. A la inversa ocurre igual. Misterios de la vida.

 

Y aquí lo vamos a dejar, no sin antes prometer que retomaré la lista, más que nada porque faltan ‘chorrociestamil’ lecciones. Pero ya me estoy extendiendo y como decálogo queda más ‘juji’.

Sin otro particular, el maestro y la aprendiza devuelven la conexión

puertas y puentes concilia como puedas
La maternidad
La Marujer

DE PUERTAS Y PUENTES

Hoy os quería hablar de cómo en un instante se trastornan todos tus planes. Porque amigos, cuando se cierra una puerta no siempre se abre una ventana. Os pongo en situación, ahora mismo son las once de la noche de un lunes cualquiera. ¡¡Cualquiera, mis cojones!! Esta mañana (sin haberme acostado aún y con un montón de trabajo pendiente) he despertado, (…)

Seguir leyendo »
la operación pañal termina con éxito
La maternidad
La Marujer

DE PAÑALES Y LOGROS

Retomando el tema ‘pañeril’… Hoy os quiero hablar de los progresos de mi hombrecito en esto de controlar los esfínteres y dominar las artes del mear (se sobreentiende que dónde y cuando él quiere). Y es que pese al desinterés por parte de mi ‘Pancibola’ hacia al mundo ‘pañeril’… Desde que apenas se podía mover solito, ha tenido fijación con los pañales, no le gustan, lo ha dejado claro en varias ocasiones. Yo no terminaba de ver. Quizá desilusionada por lo que pareció un buen comienzo el año pasado y termino con mi niño haciendo pétreas bolitas (…)

Seguir leyendo »

2 comentarios en “DE NEUROSIS Y ‘ZENIALIDAD’”

Deja un comentario