TRUCOS PARA DAR LARGAS A UN ENAMORADO

Bueno, bueno, amiga mía, así que te has animado a probar uno de esos sitios para solteros exigentes.

Esperas pacientemente a que los ‘complicadísimos’ algoritmos del sistema, encuentren tu pareja ideal.

 

¿QUÉ PASA CUANDO LA APP DE CITAS TE SUGIERE UN CALLO?

Pero… Y si es en la tele… ¿Sabrías rechazarla con elegancia?

Y es que -a veces- esa media naranja debe ser tu mitad sin piernas. Eso, o es que viene de rodillas. Porque sino, no me lo explico. Total, que me voy por las ramas.

Después de muchos casting para Hombres, Mujeres y Viceversa, por fin te han llamado para participar “próximamente” en First Dates.

 

Estás ilusionada

 

Te creas expectativas, porque hace demasiado (demasiado es una medida cuantitativa imprecisa, pero educada) tiempo que no tienes una cita. Hecho que te empieza a preocupar (y no solo a ti, los vecinos cuchichean). Es natural y comprensible, es más, puede que vuelvas a ser virgen (has dejado tiempo de sobra para que el himen cicatrice).

Pero hoy…

 

Recibes un mensaje

 

Avisándote de una coincidencia de perfiles que alcanza el 97% de compatibilidad. (Estos datos me los invento, porque no tengo ni idea del funcionamiento de estas movidas).

 

Te emocionas

 

Das saltos de alegría. Ya te visualizas formando una familia… Y empiezan las dudas.

Sí esas ‘dudas preocuponas’ que te han llevado a evolucionar en la mujer neurótica y solitaria que eres hoy. Sí, sí, no me mires así, eres tú quién ha tenido a bien recurrir a la tele en busca de contacto humano.

 

Y te preocupas

 

Madre mía, si no dije una verdad en el cuestionario, seguro que no tenemos nada en común. Me inventé una personalidad, viajada, leída… Y de los titulares del 20 minutos -en el metro- no paso.

Entonces te da por reflexionar. Bueno, si yo me he inventado el alter ego, la otra persona también puede haberlo hecho, y tenemos los mismos sueños y aspiraciones. -Te vas viniendo arriba-. Somos dos fracasados, unidos por la ciencia, que fantaseamos con ser otras personas que sí son compatibles.

 

Estás eufórica

 

Te has venido arriba y se lo cuentas a todo el mundo, pones en Facebook que estás en una relación (por tu afán exhibicionista, porque quieres que te feliciten los desconocidos que tienes agregados, y dar envidia a alguna solterona que lo vea). Eres así, una contradicción de mujer, que dice tener autoestima, pero la foto de perfil lleva mogollón filtros, y lloras amargamente si no consigues más likes (con sus respectivos comentarios babosos) que tu amiga.

 

Vas a conocer a esa persona que…

 

Seguro que se desilusiona al verte, que espera una mejor versión de ti (que simplemente, no existe). Y entras en pánico de nuevo. Cierras el portátil -con cierto dramatismo- y te metes en la cama a llorar un rato.

Se acercan las Navidades, y -según lo anuncios- hay que celebrarlas en pareja. Por qué, dime tú, alma de cántaro, ¿con quién vas a brindar en Nochebuena? A quién besarás en Año Nuevo, tras las campanadas y con la boca llena de pellejos de uva.. ¿Eh, a quién?

 

Por esa razón ahora todo son prisas por encontrar a tu media naranja, y que te dure -por lo menos- hasta Reyes. Así que no desesperes. Chorrocientos desesperados (Chorrocientos es otra medida cuantitativa para exagerar -con ello quiero decir- que te pretenderán zagales muy por encima de a lo que te tiene la vida acostumbrada) intentará llevarte, sino al huerto- a cenar y lo que surja.

No te emociones. A muchos de ellos, no los tocarías ni con un palo. Pero a medida que pasa el tiempo (siempre será tu aliado) van bajando el listón (como tú). Son lo que en el gremio se conoce como casanovas de after. Seres que madrugan para ver si se camelan a una pobre incauta (pero embriagada) moza en un after.

 

Te conoces

 

Y eres una de esas personas a las que le cuesta decir no. Por eso sigues leyendo esta gilipollez, en lugar de ir a tomarte unas cañas con tus amigos y conocer a ese alguien especial -como todo el mundo- en un bar.

 

Te asustas

 

Ante la idea de aceptar una cita, ir a cenar con el tío feo -que te ha elegido de forma ‘bientintencionada’- tu amiga con pareja. La coincidencia de Tinder, web de citas de turno, o en este caso el equipo de Sobera. (Muy razonablemente lógicas, todas y cada una de las opciones, jodida antisocial).

 

Te aterroriza

 

Ir al programa, cenar (creo que la cuenta la tenéis que pagar vosotros, así que no tires la casa por la ventana, pidiendo lo más caro, si no le notas desesperado).

 

Te da pereza

 

Tener que ir dándole pistas durante la cena, comentar que “tienes vocación de monja”, “que en realidad eres lesbiana…” Cosas simples para que se vaya haciendo a la idea, poco a poco. Y así no le partas el corazón, cuando os pregunten si queréis tener una segunda cita.

 

Temes los enfrentamientos

 

O -directamente- dar tu opinión. Sudas, te pones nerviosa y terminas cediendo. Por no saber dar una negativa a tiempo. Eres incapaz de explicar de forma honesta y clara, los motivos por los que no querrías tener una segunda cita.

 

Terminas diciendo que sí

Mientras reúnes el valor para rechazarle, sigues quedando una y otra vez, cada vez de manera más formal. Ya tenéis sexo, hijos y una hipoteca. Y en el lecho de muerte (o testamento) le confiesas, que no querías tener una segunda cita.

 

Por estas y otras muchas rarezas. Me veo en la obligación de darte unos:

 

Trucos para que rechaces callos de forma ‘elegantosa’

Y evitar situaciones fuera de tu zona de confort

 

Porque a ti (sofea, que te quejas si te entra un callo) te han rechazado de mil maneras. Sí, pero nunca te has visto en la situación de rechazar. (Aprovecha esa ventaja, y evita dramas innecesarios).

 

CONSEJOS PARA RECHAZAR UNA SEGUNDA CITA

PORQUE SER CLARA, A VECES, DUELE

 

1. El tiempo es tu aliado:

 

Deber dar a tu enamorado una respuesta, eso está claro. ¿Pero cuándo? Y es aquí donde el tiempo juega a tu favor. Te aconsejo que no concretes, que parezca que te tomas en serio su propuesta. No seas precisa, da una tiempo estimado de entrega para la respuesta (de dos a seis meses en un tiempo razonable). Cada vez que os crucéis, no digas ni una palabra, pon cara de estar haciendo cálculos ‘complicadísimos’, mientras le frenas con la mano.

Ventajas de éste método:

con un poco de suerte se terminará olvidando de ti, y empezará a dar la murga a otra. Recuerda que el tiempo apremia y si no obtiene una respuesta, buscará otra presa, sino para Navidades… Para San Valentín.

 

2. La burocracia es cool:

 

Pide a tu pretendiente que rellene los formularios de solicitud de novio. Los encontrarás para descargar más abajo. Exige que además de los formularios -debidamente completados-, aporte una serie de documentos oficiales y originales (o compulsados). Para pode admitir a trámite su propuesta. Cada vez que te haga entrega de la documentación, cóbrale las tasas y después de revisarla, se la devuelves, porque falta el impreso de solicitud de cita… Y así, con todo.

Ventajas de éste método:

Con el paso del tiempo, terminará desistiendo. También puedes fingir una repentina pérdida de atracción por él, por inútil. Además, te aconsejo, que te muestres indignada ante la poca formalidad y falta de interés del muchacho por cumplimentar los documentos.

 

3. Vete al diario de Patricia (o como se llame ahora)

 

Porque lo que la tele ha unido la tele lo separa.

Qué necesidad tienes tú de sentarte con el chico tranquilamente y hacerle ver que no sientes el menor interés por él, que no es él, eres tú, que te da como asco, el simple hecho de imaginaros juntos en una relación.

Ventajas de este método:

Al ser televisado, te pueden salir muchos otros pretendientes, o si creas un poco de polémica, abrirte las puertas de todo tipo de realitys, donde te encontrarás con más especímenes de tu calaña. Y -por qué no- encontrar a tu media naranja.

 

4. Finge tu propia muerte:

 

Hazte la muerta, quédate inmóvil, no hables, no respires. (La apnea compensa el mal trago de tener que rechazar a un pretendiente). Si no funciona, pide ayuda a protección de testigos, cambia de color tu pelo, cámbiate la cara, cambia de sexo, ponte tetas o quitátelas, múdate de ciudad, país, continente o planeta. Así te asegurarás de que no te encuentre.

Ventajas de éste método:

Puedes empezar una nueva vida lejos de todo lo que conoces, como tu enamorado. O suplantar la identidad de una azafata… Eso ya como veas.

Formulario de solicitud de Relación

Para evitar sorpresas desagradables, recomiendo utilizar el Formulario de solicitud de Relación, en la primera cita.

Formulario de Inicio de Realación

Un formulario que toda mujer debería llevar en su smartphone
LO NECESITO
  LOS ASTROS TE CONOCEN Y LES CAES MAL

2 comentarios en “TRUCOS PARA DAR LARGAS A UN ENAMORADO”

    • Como verás, no soy -para nada- superficial. Además, te juro, que me están llegando formularios con candidatos, jajajajaja. No sé qué dice al respecto la dichosa ley de protección de datos, pero hay dos… Que me encantaría publicar.

Deja un comentario