CUANDO CACA Y BEBÉ COMPITEN POR EL ESPACIO

Entre toda la magia y la felicidad desbordante del embarazo -a veces- algunas mujeres padecemos pequeñas incomodidades -o no tan pequeñas- y -a veces- varias a la vez: Están las típicas del primer trimestre (náuseas, mareos, insomnio… Digamos que lo llevé con la entereza que me caracteriza y algo menos de dignidad). Porque estoy teniendo la ‘suerte’ de que me duren y duren y duren… Además, es más que probable, encontrarse con montones de incordios de todo tipo.

vómitos en el embarazo
Las náuseas que deberían ser exclusivas del primer trimestre...

Lo ideal y aconsejable, es hablar todo esto con tu ginecólogo y matrona. Porque -a veces- molestias muy tontas se solucionan de forma muy sencilla (¿qué necesidad tengo de sufrir de más?) Y, más importante aún, porque molestias que parecen tontunas pueden ser síntoma de problemas más serios.

estreñimiento en el embarazo
Un incordio típico: ¡Los problemas para ir al baño!

Los médicos aseguran que:

“Se produce, porque hay un incremento de progesterona, que -a veces- provoca una relajación, o distensión, en gran parte de nuestro organismo. Vamos, que por la hormonita de marras, el tracto intestinal es más lento”

¡Así el retoño puede aprovechar mejor lo que comas!

(incluso con dietas espartanas como la mía).

 

Además, según avanza el embarazo y el útero crece, éste empieza a presionar sobre el recto, lo oprime y todo ‘el tema’ va peor.

En fin.

Para prevenir el estreñimiento:

 

Además de rutinas de puro sentido común: Como beber mucha agua, hacer un poquito de ejercicio (caminar, nadar, lo que te permita el médico -o mejor dicho, la barriga- y tu cuerpo serrano). Comer fibra y no saltarte la visita ni una vez que ‘tengas ganas’.

Dicho esto. Os cuento los remedios de abuela que tiene a bien compartir mi matrón y la solución de mi endocrino:

Consejo 1:

El agua de semillas de lino. Suena a pócima. En un vaso de agua, por la noche, sumerges dos cucharadas o tres de semillas de lino, y lo dejas reposar toda la noche. Por la mañana filtras el líquido (bastante repugnante) y te lo bebes. Asco infinito.

Consejo 2:

Parece más apetecible, pero tiene truco. Desayunar mango. Yo lo haría, pero no me puedo pasar con la fruta, porque tiene fructosa y como sabréis dispara el azúcar.

Consejo 3:
Otra porquería. Al igual que con el brebaje de lino, vaso de agua, pero lo que dejas en remojo son uvas pasas o ciruelas secas (ojo que esto tiene otro mogollón de azúcar, y os recuerdo que la leche condesada, está buenísima y te sirve para ir al baño, al menos en mi caso). Te bebes y el líquido y te comes las pasas. De potar, vamos, pero total, vomitar es purgar igual, ¿no?.
Consejo 4:
El Shaolin. Lo único que hay que hacer es beber un vaso de agua caliente antes de desayunar. Es muy asqueroso pero funciona.
 
Consejo 5:
Cucharada de aceite de oliva en ayunas -sí has leído bien, en ayunas- y después dos vasos de agua tibia. Muy apetecible también.
 
Consejo 6:
Ramita de perejil untada en aceite, por el anete. Sin comentarios.

Si todo esto no funciona paciencia y un buen libro, aunque podría favorecer las temidas hemorroides, pero eso ya lo dejamos para otro día.

 

Hasta entonces, la barriga “llena” y yo devolvemos la conexión

anécdotas gestantes, personas que te asustan cuando estás embarazada
La Marujer

EL ESPANTAEMBARAZADAS

Hoy os hablaré de la fauna mitológica que nos podemos encontrar a o largo de estos nueve meses de espera e incertidumbre.
‘Cohabitan’ entre nosotros personas en apariencia normales, pero que esconden en su interior un ente que tiende a manifestarse en tu momento más vulnerable, estos seres parecen amigables, incluso denotan cierta preocupación a la hora de brindarnos sus consejos (…)

Seguir leyendo »
pruebas del embarazo: curva larga de glucosa sog
La Marujer

AGÁRRATE, QUE VIENEN CURVAS

O CÓMO LA CURVA DE GLUCOSA AMENAZA CON JODERME EL CUMPLEAÑOS Y LAS NAVIDADES. Allá por la semana 24 de embarazo (en realidad, entre la 23 y la 27 más o menos) el ginecólogo, el endocrino, la matrona o algún médico te dirá que te tienes que hacer “la curva”. Es el que se llama también Test de O’Sullivan y lo que (…)

Seguir leyendo »

4 comentarios en “CUANDO CACA Y BEBÉ COMPITEN POR EL ESPACIO”

    • Lo de la ramita de perejil lo he actualizado. Porque en mi familia, lo que se estila es una rama del geranio de la ventana.
      Pero sonó tan fino lo de la ramita de perejil desde el chat de la otra Vir… Que lo cambié aquí, jajajaja
      Un besote!!

    • Hija, en mi casa solo se habla de caca. Madre mía, a ver si empieza a tener vida social y mi niño y empieza a darse cuenta de que hay más temas.
      Si por él fuera, solo escribiría sobre caca y coches.
      Uuuff, qué mal, yo no llegué a esos extremos, pero lo pasé regulín (y lo sigo pasando).
      Un besote, y muchísimas gracias por pasar!!

Deja un comentario