Mi jovencísima Padawan:

Si estás leyendo esta carta, es porque el fruto de mi ser ha decidido que eres lo suficientemente buena, como para permitirte que estés a su lado. Decisión que debes saber, no comparto desde ya.

A ti -que te ha tocado más que la lotería con él- te quiero advertir, amiga mía, que el niño viene con el paquete completo, así que prepárate.

Para mí, siempre serás la guarrilla que se ha adueñado del corazón de mi niño. 

Esto es así, sin conocerte.

 Así que te escribo estas líneas a día de hoy, con apenas 16 meses que tiene mi niño y después de lo duro que ha sido, dejarle en el cole por primera vez (una guardería que tiene toda mi confianza, porque es la misma a la que fui yo). Te puedes imaginar, mi desconfianza y recelo ante ti.

Con esta premisa, paso a decirte cómo podemos hacer nuestra existencia más llevadera, tanto la tuya como la mía, porque, amiga mía, vas a sufrir conmigo, tenlo claro.

Antes que tú ya estaba yo. Por si no te habías dado cuenta -o eso espero, asaltacunas- así que estoy de vuelta. Con ésto te quiero decir, que cuando me diga Pablo que te lleva al cine o lo que sea que se estile en la época. Ya sé que en su inocente mente (con las hormonas revolucionadas y recalentadas por ti), mi pequeñín ve un sitio óptimo para meterte mano. ¡¡Abstente facilona!! Y si no lo haces, toma precauciones. No me gustas como nuera y menos como madre de mis nietos.

 

Si se diera el caso de que en un estado de enajenación maternal (en un arrebato por complacer a mi retoño), decidiese invitarte a comer y/o cenar. Quédate agazapada -cual conejillo temeroso- hasta que yo -como anfitriona y ‘suprema líderesa’- te ofrezca algún delicioso manjar, que haya tenido a bien preparar..

 

Nada de vacaciones en familia. ‘Pooor favooor’, paso de tener que ‘disfrutar’ mis días de descanso contigo (y sé que tú también), así que nos haremos un mutuo favor, tratando de coincidir lo menos posible y menos aún compartir espacio. La única solución viable que encuentro, es turnarnos a Pablo, en festivos y vacaciones, planeando con antelación el calendario

 

 El horario en casa es el que es. Si la hora de llegada son las 11 procura llegar una hora antes antes a tu casa (si se diera el caso de que te acompañe mi Rey, que no es por nada, pero habré educado como un perfecto caballero). Despedida rápida -mirando el reloj-. Y evita que Pablo ande vagabundeando por las calles, fuera de horas. Tengo mucha imaginación y no querrás que me ponga lo peor.

 

Si quieres que hablemos de algo, me gusta hablar de mí, de las proezas de mi niño, de sectas, asesinos en serie y estadística. Si quieres interactuar conmigo, espera a conocer mi opinión sobre el tema, para poder darme la razón.

 

Puede que tenga poco criterio a la hora de elegir al género masculino (o quizá sea mi rollo, eso ya es mi problema). Pero con mis ‘compicoño’ tengo ojo clínico, no se me escapa una. Os calo a primera vista. Quizá por eso sea tan tiquismiquis con las nuevas integraciones a la ‘cuchipandi’, o con las novias de mis amigos. Así que imagínate cómo seré con la pretendienta del fruto de mis desvelos, del motivo de mi alegrías, de la personita que más he querido, cuidado -incluso antes de nacer, la persona por la que dejé hasta de fumar-. Seré dura, qué digo dura, durísima. La palabra suegra alcanzará un nivel superior, se harán chistes, escribirán cantares, figuraré en los anales de la historia..

“Si con todo y con esto sigues con mi niño te habrás ganado mi beneplácito y os dejaré ir a solas al cine, aunque yo que tú miraría hacia atrás de vez en cuando.”

Con cariño... Tu suegra

Soy mujer y madre, estas palabras tienen muchas connotaciones, pero cuando hablamos de que nuestro pequeño se hace mayor, vislumbramos la imagen que tendrá su pareja.

 Y, ¿cuál es el problema?. Pues que conozco la fauna femenina en primera persona, que la reconozco en amigas, conocidas y guarrillas de breve interacción.

Pero ya hablando en serio, quien tiene un hijo tiene un tesoro, y -como madres que somos- nos encargamos de protegerlos contra viento y marea. Pretendo educar a mi hijo, para que tenga el suficiente criterio a la hora de elegir con quien quiere y no quiere estar. Pero como madre, mi trabajo es ponérselo difícil.

Si después de eso esta muchachita aún quiere estar con Pablo, asumiré que le quiere de verdad.

¿No me diréis que no soy realista?. Tengo asumido que cuando Pablo salga con su matrícula de honor, debajo del brazo (le dejo elegir la carrera que quiera, madraza ante todo), tendrá que empezar a pensar en el las chicas, en buscarse una buena novia, de buena familia, guapa, espabilada y con algún título nobiliario, no sé una chica sencilla, no una choni deslenguada…

Como me traiga una Marichocho… NO ENTRO A RAZONES!!

 

trebejos y palabros que me hacen parecer lista
La maternidad
La Marujer

TREBEJOS Y OTROS ‘PALABROS’ QUE ME HACEN PARECER LISTA

Hoy os hablaré de los juguetes (en terminología ‘supercultérrima’, al menos al empezar). Os preguntaréis: ¿Por qué? Pues porque me ha dado por ahí. Aclaro este punto, procedo a titular esta primera parte (atención redoble): LA ENTROPÍA INELUCTABLE DE LOS TREBEJOS (…)

Seguir leyendo »
raciones para niños
La maternidad
La Marujer

DE NIÑOS Y RACIONES

Hoy os quería hablar de las disidencias con ‘los aconsejadores’ a la hora de limitar tanto las raciones como las veces en cuestión que picotea entre horas mi churumbel. Y es que, por si no fueran pocos los consejos que te regalan con esto de la maternidad, hay que sumar los que se refieren a la alimentación.

Seguir leyendo »
  Si te gusto esta entrada, te puede gustar

4
Responder:

avatar
  Marca para enterarte de las respuestas a tu comentario  
Más nuevo Más antiguo Más votado
Notificar sólo de...
Madredetres

Acabas de describir a mi suegra, y que conste que no soy una choni ni tampoco tengo título nobiliario. Espero no pasarme con las de mis hijos, de momento el mayor tuvo a su primera novia durante dos años y creo que me comporté 😜😂

Lalio Post

!Que se prepare tu futura nuera!…. terror de suegra jajaja. La verdad es que te comprendo, mi hijo está por cumplir 14 meses y me imagino que también seré una suegra de película de terror 😉